martes, 1 de febrero de 2011

Es hora de que Obama diga Kefaya! ( Basta)

 

Al Jazeera opina que

"Es hora de que Obama diga: ! Kefaya!


Él tomó la Casa Blanca armado con la esperanza y la promesa de cambio, pero Obama ya ha sido golpeado por Washington?
Última actualización: 25 de enero 2011 18:55 GMT

Obama terminó diciendo el año pasado en su discurso sobre el Estado de la nación que no se dejaría abatir frente a los desafíos [GALLO / Getty]
Las protestas por la democracia se extendió como un virus al caer el presidente tunecino Zine el Abedine Ben Ali, pero lamentablemente el Presidente Obama y otros líderes occidentales parecen inmunes.

De hecho, es muy probable que el presidente y sus colegas en Europa estén tan asustados, por la posible explosión del poder popular en todo el Oriente Medio y África del Norte, como los líderes autocráticos de la región contra los que las protestas están siendo dirigidas.

La pregunta es, ¿por qué?

¿Por qué Obama, que trabajó tan duro para llegar al mundo musulmán con su famoso discurso de 2009 en El Cairo, está de pie en silencio, mientras los jóvenes de toda la región finalmente toman el destino con sus propias manos y presionan por una verdadera democracia?

¿No debería el presidente de los Estados Unidos estar al frente, apoyando el cambio democrático no violento en la región más volátil del mundo?

Los conocidos de siempre



La respuesta, como sucede siempre, proviene del cultivo de caché nunca de documentos filtrados por WikiLeaks y otras fuentes que proporcionan evidencias que esconden los verdaderos intereses e intenciones de los Estados Unidos en el Oriente Medio.

En concreto, según los papeles de Palestina revelados por Al Yazira demuestran (cosa que analizaré con más detalle en mi siguiente columna) que los EE.UU,. bajo Obama tanto o más que bajo su predecesor, exige que los líderes permanezcan en su lugar mientras  hagan su voluntad, incluso si esto significa subvertir la voluntad de los ciudadanos de un país y mantener un sistema que claramente perjudica a sus intereses.

Así, la administración Obama, por lo menos por dos veces, amenazó con cortar los fondos a la Autoridad Palestina si en las elecciones no eran elegidos  más que Mahmud Abbas y Salam Fayyad para que se mantuvieran en el poder.

Y trabaja activamente con los servicios de seguridad israelíes y palestinas para negar la voluntad democrática de los palestinos.

Lo que está claro, entonces, es que Obama no sólo prefiere el statu quo, sino que  los Estados Unidos activamente subvierten la democracia con el fin de asegurar que los gobiernos que siguen sus políticas permanezcan en el poder.

Si la administración ha tomado una línea anti-democrática con los palestinos, imagínese cómo se debe sentir sobre las protestas que acaban de estallar en Egipto, donde el cambio de fondo democrático y un gobierno verdaderamente representativo, sin duda, sería con mucho, menos susceptible a las política estratégica de EE.UU. con respecto a Israel y a la guerra contra el terrorismo como lo es Mubarak.

Tal posición es tan trágica como estúpida. hasta hace unas semanas el presidente se había ofrecido para liderar el cambio en una cifra sin precedentes y ahora que tiene una oportunidad inimaginable para hacer que estos procesos de cambios tan radicales, pero pacíficos, lleguen a buen puerto. se está manchado  por la no-intervención occidental en una región que todo el mundo cree que deberían promover dicho cambio a fin de evitar que se convierta en un caldo de cultivo más para el terrorismo y los sentimientos anti-occidentales.

No hay nadie en la comunidad de inteligencia que no sepa esto, como bien han puesto de manifiesto los numerosos cables diplomáticos sacado a la luz por WikiLeaks. Nuestros diplomáticos en la región son igualmente conscientes de los efectos corrosivos de la corrupción rampante del gobierno, la violencia y el autoritarismo que hay estas sociedades también.

La tiranía del status quo

Así que la pregunta que realmente necesita ser preguntada a Obama - cuyos intereses a los que sirve le hacen permanecer en silencio apoyando el statu quo cuando podía y debería ser vocal de crédito, dando su apoyo público a los pueblos del mundo árabe que finalmente se han levantado contra sus dictadores?

¿ Son las empresas como Lockheed Martin, el contratista de defensa masiva cuyos tentáculos se ramifican profundamente en cada parte de la estructura del gobierno (según lo revelado por el poderoso nuevo libro de William Hartung, profetas de la guerra: Lockheed Martin y la Formación del Complejo Industrial Militar ) los que se lo impiden?


¿ Son los superbancos que continúan en el rastrillo de los beneficios de una economía que apenas ya tiene tiempo, y que se han unido con el complejo militar industrial y las industrias del petróleo-para formar un triángulo inexpugnable de poder corrupto económico y político?

Es difícil pensar en otros candidatos en la actualidad.

Esta noche en su Estado de la Unión el mundo sabrá si el Presidente Obama, de una vez, vuelve a tener esa visión que le ha hecho célebre y aúna el coraje y la audacia que se supone que tiene a su izquierdal, o si está tan profundamente abatido por las fuerzas de los que realmente explotan a Washington que apenas podrá reunir fuerzas para dar su apoyo a los jóvenes de todo el mundo árabe que son cada vez más los que van diciendo a sus gobiernos " Kefaya "¡Basta!,, y al sistema global más amplio que los ha mantenido en el poder durante tanto tiempo.

Probablemente es demasiado pedir al Presidente que diga " Kefaya "a las fuerzas que también a él le han amputado su visión progresista.

Pero sería bueno que al menos podría ofrecer unas palabras de apoyo al pueblo de Túnez , y a  Egipto y a otros países de la región, que están siguiendo el ejemplo de los Estados Unidos que lucharon por su libertad.
Actualización :
En su Estado de la Unión, el Presidente no mencionó a Egipto en absoluto.
Hizo una mención a Túnez, declarando que "hemos visto el deseo por ser libres en Túnez, donde la voluntad del pueblo ha sido más poderosa que la acción de un dictador.Y esta noche, seamos claros, los Estados Unidos de América están con el pueblo de Túnez, y apoya las aspiraciones democráticas de todas las personas".

"Ese es un sentimiento agradable, pero fué hecho con un" día de retraso ", ya que la revolución ya había triunfado mientras que omitió a Egipto, cuya capital estaba en llamas cuando pronunció el discurso.
En efecto, ese mismo día la Secretario de Estado, Clinton declaró: "Nuestra evaluación es que el gobierno egipcio es estable y está buscando maneras de responder a las necesidades e intereses legítimos del pueblo egipcio."
Si esta es la política oficial de Obama con respecto a Egipto, se corre el riesgo de que la Intifada en Egipto se convierta en una revolución contra EE.UU. tanto como en contra de Mubarak, con consecuencias de gran alcance en el mundo musulmán.



Mark Levine, profesor de historia en UC Irvine e investigador de alto nivel que visita en el Centro de Estudios del Medio Oriente en la Universidad de Lund en Suecia. Sus libros más recientes son Heavy Metal Islam (Random House) y Paz Imposible: Israel / Palestina desde 1989 (Zed Books).
Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no reflejan necesariamente la política editorial de Al Jazeera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada